Socuéllamos

Casa de los Mendoza

Add it to your travel notebook

Este edificio, que perteneció a la ilustre familia Mendoza de Socuéllamos, está compuesto de un cuerpo de dos edificios unidos por un pasillo; el más antiguo de los dos es el primero, el que se localiza más al sur de la casa. La casa tiene proporciones regulares que casi conforman un cuadrado perfecto, y está superpuesta por otros tres cuadrados que componen un recinto pequeño y estrecho, debido probablemente al origen defensivo del edificio, del que sólo quedan las caballerizas. A la casa se accede a través de tres puertas: el postigo, la puerta principal (con arco de sillería) y una puerta para carros.

Con el tiempo los dueños iban necesitando más espacio, así que empezaron las ampliaciones: la más importante corrió a cargo de don Antonio de Mendoza, en el año 1524, cuando decidió mudarse a la villa de Socuéllamos. Los comendadores a su cargo tuvieron bastante libertad para modificar el edificio a su gusto, pero es cierto que don Antonio introdujo algunos diseños renacentistas heredados de su padre, Don Iñigo de Mendoza, uno de los principales impulsores del Renacimiento italiano en España. Quedan restos de esta reforma en la escalera al final del corredor, así como en los pilares y los capiteles con volutas jónicas.

Otros cambios fueron la reorganización de las habitaciones: las piezas de servicio quedaron en la planta baja, mientras que las cinco habitaciones residenciales (que aún se conservan) se llevaron al segundo piso, frente a la plaza pública. Una de las más destacables sería el aposento de los huéspedes, habitación donde los registros confirman que durmió Santa Teresa de Jesús durante el transcurso de uno de sus viajes.

Más tarde, otro de sus dueños, el Marqués de Aguilar, completó la obra imitando el estilo de su predecesor. La casa se quedó entonces como un conjunto homogéneo de cuatro corredores de piedra y madera, en la que dos escudos distintos decoran la fachada; el de la familia de Mendoza y el de la familia de Aguilar.

En la actualidad sigue siendo un edificio privado, propiedad de unos hidalgos de Socuéllamos cuya genealogía se remonta al siglo XVIII. Estos han decidido seguir reformando la casa con nuevas escaleras y dependencias para conservar su pleno uso.

MÁS INFORMACIÓN

Datos

Uso: Privado

Horario de visita

Consultar en el ayuntamiento

Entradas

OTROS SITIOS EN SOCUÉLLAMOS

VOLVER

Aviso legal    Política de privacidad    Política de cookies