Almagro

Convento de la Encarnación

Add it to your travel notebook

Este convento está habitado desde su fundación por monjas de clausura de la Orden Dominica, si bien la idea original de los fundadores fue dedicarlo a un convento de franciscanas de Santa Clara de hábito pardo y velo negro que albergara a 30 monjas.

El cambio se debió a que al no existir el Almagro convento de franciscanos, los fundadores debían correr también con los gastos de dos frailes para las necesidades espirituales de las monjas.

El Convento se ubica en los terrenos que ocuparon las casas principales (destinadas a su vivienda) de D. Diego de Lucena y de su Mujer Dª Juana Gutiérrez de Cavallería, junto con otras propiedades colindantes también de su propiedad, y que, al morir sin descendencia, ofrecieron como regalo. También se entregaron para esta fundación, el remanente de todos sus bienes y rentas existentes a su fallecimiento.

Para la fundación del convento de monjas franciscas de la Orden de Santa Clara, solicitaron la preceptiva licencia al rey Felipe II, quien reconociendo la utilidad y provecho de este convento no solo para la villa de Almagro sino para los pueblos cercanos, concede su permiso con fecha 2 de noviembre de 1571.

Poco tiempo después, como ya se indicaba anteriormente, los fundadores cambiaron su decisión, en cuanto a la orden religiosa que debía administrar el convento, y solicitaron una nueva licencia al rey, quien accede a esta modificación con fecha 1 de octubre de 1573.

En la Real Provisión encargada por el rey al Administrador del Convento de Nuestra Señora de la Asunción, frey Cristóbal de Mexía en 1589, informa que el convento se debió ocupar en 1579 y que en la fecha de la Real Provisión estaba habitado por 25 monjas profesas, 2 novicias y 4 personas para el servicio de la casa.

La construcción de la Iglesia fue posterior a la creación del convento y su financiación se realizó con dinero de la Corona, finalizando la obra alrededor de 1597.

Se establecían tres capillas laterales, dos en el lado del Evangelio, denominadas de la Adoración de los Reyes y de Santa Ana, cuyos propietarios fueron las familias Buelva y Orduña respectivamente; y otra en el lado de la Epístola, bajo la advocación de San Miguel.

A finales del siglo XVII, este convento se encontraba en una situación muy precaria, pues se habían terminado los fondos dejados por los fundadores y habría que acometer obras mantenimiento tanto del convento como de la iglesia. Para lo cual no se contaba con dinero suficiente.

Fue el primer Conde de Valdeparaíso, D. Juan Francisco Ruíz de Gaona, el que entregó al convento de la Encarnación 1.500 ducados para la restauración de la iglesia y del convento, por lo que las monjas le reconocieron como patrono del mismo por escritura otorgada en Almagro con fecha de 24 de febrero de 1706.

Con el dinero recibido se realizó el retablo mayor, los laterales del crucero y las cancelas, colocándose en las pechinas de la bóveda las armas del conde, e imaginamos que también en la portada de entrada, del lado de la Epístola.

Como ocurriera con la mayoría de iglesias y conventos almagreños, su retablo fue destruido durante la guerra civil. Fue el último convento de todos los que existieron en Almagro que tuvo actividad monástica, hasta el 11 de octubre de 2020, fecha en la que las monjas de clausura, pertenecientes a la Orden de Santo Domingo, lo abandonaron.

La iglesia tiene planta de cruz latina con la cabecera poligonal, que marcará mucho más sus rasgos manieristas. En el crucero destacan los lienzos con pinturas de San Juan Bautista, San Juan Evangelista, San Diego y San José, un programa iconográfico que responde a la onomástica de los fundadores.

La nave, dividida en dos tramos, se cubre por bóveda de cañón con arcos fajones y lunetos; el primer tramo se decora con el escudo de la orden y debajo aparece la fecha de 1597. Las capillas, de poca profundidad, se abren entre las pilastras toscanas que componen el muro.

Del exterior merece la pena destacar la portada de acceso que consta de dos cuerpos: el primero, edificado en el siglo XVI, está formado por un sencillo arco de medio punto que configura un falso alfiz; el segundo cuerpo se construye en el siglo XVIII y está decorado con el bellísimo escudo de los Condes de Valdeparaiso.

MÁS INFORMACIÓN

Datos

Época: Siglo XVI
Visitable: Solo fachada

Horario de visita

Entradas

Contacto

Calle Chile, 2, 13270 Almagro, Ciudad Real
http://turismo@almagro.es
Tel. 926 86 02 30

OTROS SITIOS EN ALMAGRO

VOLVER

Aviso legal    Política de privacidad    Política de cookies