ZONA Mancha

Villarrubia de los Ojos

Añadela a tu cuaderno de viaje

9762 habitantes

A 49 Km. de la capital


En el norte de la provincia, ubicado entre las primeras estribaciones de los Montes de Toledo y la amplia llanura manchega, se encuentra Villarrubia de los Ojos. Esta pintoresca población, bañada por las aguas del río Cigüela y del Guadiana, se encuentra entre la Sierra de la Calderina y el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.

Su nombre proviene del latín Rubeum, “rubio”, título que se le dio a la zona por el color claro de sus prados.

SERVICIOS DISPONIBLES

Alojamiento turístico

ALOJAMIENTO TURÍSTICO

Banco

BANCO

Bar

BAR

Biblioteca

BIBLIOTECA

Cajero Automático

CAJERO AUTOMÁTICO

Carril bici

CARRIL BICI

Centro de salud

CENTRO DE SALUD

Comercio

COMERCIO

Farmacia

FARMACIA

Gasolinera

GASOLINERA

Instalaciones deportivas

INSTALACIONES DEPORTIVAS

Médico

MÉDICO

Mercadillo

MERCADILLO

Mercado

MERCADO

Merendero

MERENDERO

Parque infantíl

PARQUE INFANTÍL

Piscina / zona de baño

PISCINA / ZONA DE BAÑO

Restaurante / cafetería

RESTAURANTE / CAFETERÍA

Transporte público

TRANSPORTE PÚBLICO

Universidad popular

UNIVERSIDAD POPULAR

Visitas guiadas

VISITAS GUIADAS

32

FOTOS

UN POCO DE HISTORIA

Sus orígenes se remontan al Paleolítico y otras eras de la Prehistoria, como restos de utensilios o fósiles varios. Los primeros yacimientos históricos pertenecen a la Edad del Bronce, una zona llamada la Motilla de Zuacorta. De época romana se conservan unos restos de calzada.

En época musulmana existió ya el castillo de Villarrubia, que pasó a manos cristianas durante la Reconquista. En 1232 pasó a formar parte de la Orden de Calatrava.

En esta localidad murió D. Pedro Girón, en el año 1466, maestre de la Orden. Dice la leyenda que fue envenenado en su viaje desde los Palacios Maestrales de Almagro a su encuentro con Dña. Isabel, Infanta de Castilla y futura Isabel la Católica, con la que iba a contraer nupcias para apaciguar las revueltas de los nobles.

FIESTAS Y TRADICIONES

El año comienza en Villarrubia con la tradicional fiesta del 17 de enero, San Antón, con hogueras, “puñaos” y rifas de cerdos. Más tarde, dependiendo la fecha del calendario litúrgico, ocurre su maravillosa Semana Santa, Fiesta de Interés Turístico Regional que cuenta con ocho desfiles procesionales. Justo al acabar, el Lunes de Resurrección se celebra una romería en el Santuario de la Virgen de la Sierra, en un enclave muy singular.

A lo largo del mes de mayo se celebran otras fiestas de notable interés, destacando dos nuevas romerías: la de San Cristóbal (primer fin de semana), celebrada en su ermita y en el Balcón de la Mancha repartiendo bateo, celebrando una misa y comiendo hornazo), y la de la Virgen de la Sierra (tercer fin de semana), regresando a la ermita de la patrona con procesiones y misa en una tradicional celebración que se lleva realizando desde los años 60. El mismo mes ocurre la Fiesta de los Mayos y el día de San Isidro, una de las más importantes y queridas del pueblo debido a su pasado agrícola.

El verano transcurre sin fiestas de notable interés hasta agosto, cuando se celebra el Día del Madrugador, un sábado con verbenas en honor a los trabajadores que van a Madrid todos los días. A finales del mes se traslada a la patrona desde su santuario al pueblo, y no regresará a su ermita hasta el último domingo de noviembre. Antes de eso, entre el 8 y el 12 de septiembre, suceden las Ferias y Fiestas Patronales, con actos culturales, concursos, devoción, diversión, reencuentros y una peculiar procesión del día 8 en honor a la Natividad de la Virgen.

PATRIMONIO CULTURAL

De peculiar morfología urbana, Villarrubia de los Ojos está conformada por calles estrechas y cortas con pequeños quiebros que recuerdan los tiempos de la Edad Media, época donde la población morisca era numerosa y disfrutaba de ciertos privilegios. En su núcleo antiguo se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, obra del siglo XVI, localizada en el mismo lugar que ocupó el Castillo. De estilo tardo gótico, su planta es de una sola nave con ábside poligonal, bóveda de crucería y contrafuertes de sillar y sillarejo.

En la actual Plaza de la Constitución, eje neurálgico del municipio, se encuentran el Ayuntamiento, el antiguo Casino, la Biblioteca Municipal y la sorprendente Torre del Reloj, uno de los pocos ejemplos que quedan en la provincia de este símbolo tan importante en los pueblos en anteriores años.

En un recorrido por las calles se pueden visitar algunas tiendas tradicionales, así como su mercado con productos de la tierra y las fachadas de algunas casas solariegas, destacando la casa de los Díaz Hidalgo, una reconocida construcción caracterizada por su fachada compuesta de piedra y sillar almohadillado; por otro lado, su puerta principal está coronada con el escudo familiar, uno de los elementos que la han convertido en patrimonio civil de la región. Sin embargo, al ser una propiedad privada, solo se puede visitar su exterior. Ocurre lo mismo con otra casa solariega del término, la casa de los Sánchez-Gijón, edificio del siglo XVIII que cuenta con un interesante patio interior rodeado de una espesa hiedra.

En cuestión turística también destaca el matadero municipal, de principios del siglo XX, que se restauró y readaptó para convertirse en un interesante Museo etnográfico con una atrayente colección de elementos y útiles de la cultura rural y agropecuaria.

Posee tres ermitas en sus alrededores: la primera es la ermita de San Cristóbal, construida como mínimo antes del año 1575 sobre el cerro del mismo nombre, que cuenta con un espléndido mirador para disfrutar del entorno; la segunda es la ermita de San Isidro, un convento del siglo XVII que se visita anualmente para celebrar la romería del patrón de los agricultores; y finalmente, a menos de 12 kilómetros al oeste del pueblo, se encuentra el bello Santuario de la Virgen de la Sierra, en las estribaciones de los Montes de Toledo, templo con un entorno arbolado en la garganta de un pequeño valle rodeado de sierras. Desde allí se puede divisar perfectamente el paisaje característico del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.

PATRIMONIO NATURAL

Una parte de las zonas húmedas de su término se incluye en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, mientras que una gran extensión de sus sierras se encuentra protegida dentro de la Red Natura 2000.

En su territorio nace el río Guadiana, en el paraje de los Ojos del Guadiana, fuente de descarga natural del acuífero 23. Algo más alejado, a 2 kilómetros del pueblo, se encuentra el Parque recreativo Cigüela y su bosque de riberas, al que se accede a pie o en bicicleta.

 

 

RUTAS TURÍSTICAS

Villarrubia de los Ojos forma parte de las siguientes rutas turísticas:

MUSEOS

BODEGAS

ARTESANÍA

En Villarrubia aún residen trabajadores expertos en manipular piedra, mármol y cerámica, así como artesanos que saben forjar herramientas a la técnica tradicional.

PRODUCTOS NATURALES

D.O. Vino de La Mancha.

I.G.P. Cordero Manchego.

D.O.P. Queso Manchego.

D.O.P. Azafrán de La Mancha

M.C. Cebolla de la Mancha.

 

GASTRONOMÍA DE VILLARRUBIA DE LOS OJOS

En Villarrubia de los Ojos se comen platos básicos y a la vez muy contundentes, como las gachas, el cordero asado o en caldereta, el conejo con patatas, las sopas de tomate y de ajo… y evidentemente un riquísimo queso manchego.

Respecto a los dulces habría que destacar sus mazapanes, sus flores, sus pastas de almendra, sus barquillos de anís y su hornazo de San Cristóbal.

SENDEROS

Sendilla de San Cristóbal. 1 kilómetro a pie o en bicicleta.

A lo largo del recorrido se puede disfrutar de la fauna y flora característica del monte mediterráneo asociado al cultivo de viñedo, cereal y olivar, así como deslumbrarse con una bella panorámica de la llanura de La Mancha.

Información en Oficina de Turismo.

http://www.villarrubiadelosojos.es/index.php/san-cristbal

Sendilla de la Virgen. 9 kilómetros a pie o en bicicleta.

El itinerario es lineal, atravesando la Sierra de Villarrubia de los Ojos. Se trata de uno de los relieves más antiguos de la Península Ibérica y de todo el continente europeo, y además es refugio de algunas especies emblemáticas en peligro de extinción, como el águila imperial o el buitre negro. En el tramo cercano al Santuario se puede disfrutar de la fauna y flora característica del monte mediterráneo bien conservado, con encinas, carrascas, cornicabras y romeros. El paisaje cambia gradualmente según se acerca uno a la carretera, observando cultivos de viñedo, olivar y cereal. 

Información en la Oficina de Turismo.

http://www.villarrubiadelosojos.es/index.php/sendilla

CAZA Y PESCA

Caza mayor: ciervo, jabalí, corzo.

Caza menor: liebre, conejo, paloma torcaz y zorzal.

Campo de tiro municipal olímpico en las afueras.

ACCESOS A VILLARRUBIA DE LOS OJOS

Carretera:CM-4120 

Tren: estación en Daimiel a 19 km

Autobús:Inter Bus

VOLVER

Aviso legal    Política de privacidad    Política de cookies